Cuatro (1984)

Fue un experimento después de engullir las películas de Norman Mclaren en el Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Salí de la sesión entusiasmado por la posibilidad de rayar, lijar y pintar sobre la propia película para transformarla en algo diferente.

Crear una película con una apariencia aleatoria y abstracta, sin ninguna relación con la realidad o con la imagen tradicional que aprendemos a ver e interpretar.

Luces y sombras en estado puro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies